Facebook ¿educa o maleduca?, por Cristina Vélez

Un fraude a través de Facebook obligó a todos los estudiantes de bachillerato en Túnez a repetir el examen estatal de literatura. Este tipo de plagio es uno de los muchos retos que esta herramienta ha traído a las aulas.

Los expertos del panel “La escuela está out, Facebook está in” realizado en el marco del Global Media Forum esta semana en Bonn, también mencionaron el ciber-acoso y la ingenuidad de los jóvenes en la entrega de información personal, como parte de los peligros que profesores y padres ven en el mundo virtual de sus hijos.

Pero los expertos coincidieron en que las herramientas de interactividad web, donde también se incluye Twitter, Wikipedia, YouTube y plataformas online de aprendizaje como Moodle, si se usan bien, tienen un gran potencial en términos educativos.

Para Ronald Meinardus, director regional de la Fundación Friedrich Naumann para el Medio Oriente y el Norte de África, el hecho de que los profesores de Harvard, cuyo conocimiento estaba sólo disponible para una minima porción de la población, ahora cuelguen sus cátedras en You Tube, muestra el poder transformador de estas tecnologías. “Abre caminos para la educación en países que antes no podían pagar este conocimiento”.

Para Keval Kumar, Profesor de Periodismo de la Universidad de Pune en India, quien ha investigado a fondo los efectos de estas herramientas en las aulas de clase, el hecho de que las fuentes de información estén descentralizadas y al alcance de todos, obliga a repensar nuestras estrategias pedagógicas.

Una profesora de la Universidad Iberoamericana de la Ciudad de México, intervino como asistente y señaló a #YoSoy132 como un ejemplo de la manera en que este tipo de cambios se están viendo en America Latina. Narró como después de la visita de uno de los actuales candidatos presidenciales mexicanos a su institución, los jóvenes al no estar de acuerdo con el reporte del evento que difundieron algunos medios, filmaron en dos horas un corto documental con 132 entrevistas, en signo de protesta.

En el Global Media Forum se puso sobre la mesa el papel de Facebook y Twitter en la educación.
Entonces, ¿qué sigue?

Para Kumar la universidad y el colegio tienen que adaptarse a que la información ya no va en un solo sentido. “Por ejemplo, hay que cambiar radicalmente el formato de cátedra. Pensar en formatos de seminario, donde la comunicación funcione como dialogo”, señala.

Para Khushal Asefi, Gerente General de “Ariana Radio” en Afganistán, hay que ir mucho más allá y pensar en formatos educativos que existan fuera de las aulas. “En nuestros programas nosotros introducimos drama e incentivamos a los jóvenes con premios para que se involucren con el mensaje educativo que queremos darles a través de la radio y la televisión”, afirmó.

Algo similar esta haciendo Deutsche Welle a través de una nueva telenovela disponible en formato multimedia. Por medio de “Jojo – Sucht das Glück Series 2” los estudiantes de lengua alemana pueden practicar el vocabulario que se usa en situaciones de la vida cotidiana.

La tendencia es hacía la interactividad, pero sin que el profesor quede invisibilizado. Como lo argumentó una de las asistentes del foro, Debashree Roy, joven asesora en políticas de educación para la Agencia de Cooperación Alemana (GIZ) “el rol del profesor es irremplazable”. El reto ahora es darles el entrenamiento adecuado a los maestros para que estén al ritmo de los avances.

“Los estudiantes tienen que poder seguir usando sus profesores como moderadores y canalizadores entre ellos y las nuevas tecnologías”, concluye Roy.

Fuente: www.dw.de/dw/0

Deja un Comentario

Los campos requeridos estan marcados con *