Lutero, Obama y el Derecho, por Horacio Walter Bauer*

Recorriendo la historia, el autor elige dos significativos ejemplos –el de Carlos el Temerario (s.XV) y Barack Obama (s.XXI), protagonistas separados por cinco siglos– que nos muestran el funcionamiento del derecho, es decir la creación y aplicación de la norma jurídica, que no es otra cosa que un juicio de deber ser.

Carlos el Temerario (1433-1477), el más famoso de los duques de Borgoña, aparece como protagonista del siguiente relato:
Un noble había capturado a su enemigo. La mujer del último se presentó al captor implorando por la libertad de su marido. –“No hay inconveniente siempre que antes te acuestes conmigo”, fue la respuesta. La mujer consiguió entrevistar al prisionero quien, a pesar de la amargura, otorgó su licencia. Al día siguiente de entregarse, la mujer recibió el cadáver de su esposo. Desconsolada, acudió a Carlos el Temerario el que convocó al ofensor obligándolo a casarse con la burlada. En la mañana posterior a la boda, Carlos hizo decapitar al recién casado, cuyos bienes fueron heredados por la viuda.

La historia puede leerse en el escrito “Sobre la autoridad secular”, redactado por Martín Lutero en 1523.
Para el gran reformador, el criterio de El Temerario fue justo por haber surgido de la razón libre. Según su parecer, la sentencia estaba por encima de los libros de derecho e inscripta en el corazón.

2012. El presidente de Estados Unidos de NA, Barack Obama, supervisa y nomina personalmente a los candidatos a integrar una “kill list” de terroristas a ejecutar. El procedimiento –rigurosamente secreto- se inicia con el dictamen de un centenar de agentes antiterroristas que, habiendo estudiado los antecedentes, proponen a los candidatos para ámbitos como Yemen, Somalía y Paquistán. El nihil obstat lo pone en funcionamiento el presidente Obama, quien con categórica sencillez –a estar a sus palabras- dispone el envío de un drone- artefacto teledirigido- para que muera el sospechoso. Método certero e implacable utilizado para cortar la vida a Al-Qaeda Anwar al –Aulaki, ciudadano norteamericano, liquidado en Yemen en setiembre pasado.
En cuanto al problema de los daños colaterales, la Casa Blanca encontró una solución para el caso: “Todos los varones en edad militar que se encuentren en la zona del ataque son combatientes, a menos que existan pruebas póstumas de inteligencia que demuestren su inocencia.”

Conclusión

Si A debe ser S. Sin embargo es advertible en el primer caso, que Lutero propone un forzamiento metajurídico, para tratar de justificar la decisión de Carlos el Temerario. De allí que hable de un corazón justo que interpretaría el derecho natural. En cambio la actitud del Presidente Obama está despojada de esa cobertura que va más allá de las normas, puesto que su sentencia fue lisa y llanamente ejecutada, sin recurso alguno ni necesidad de explicación. En todos los casos, para validar el derecho no se requiere otra cosa que la vigencia y eficacia de las normas de su especialidad. El Temerario y el presidente Obama crearon y aplicaron normas jurídicas Que nos gusten o disgusten es harina de otro costal.

*El Dr. Horacio W. Bauer es Consejero Editorial de El Arca.
Fuente: www.elarcadigital.com.ar

Deja un Comentario

Los campos requeridos estan marcados con *