Crónica desde Niza, por Alberto Croce


Marchando…
1 de noviembre de 2011
El día amaneció soleado. La noche de “Halloween” sólo se había notado en algunos jóvenes de la ciudad disfrazados de diablos, heridos, o muertos… Las “brujas” siguen estando presentes, a pesar de tantos siglos de silencio… ¡Qué resistencia!
Por la mañana, comenzaban los talleres de apertura de este “Alter-encuentro” del G20. Me habían pedido que participara en un taller con voluntarios del CCFD para hablar de la cuestión de las empresas transnacionales y su relación con los gobiernos. Mientras hablaba, algo en francés y otro poco en castellano, me acordaba del querido Roque Grunauer y de todo lo que aprendí de él en estos temas.

Al terminar el taller, los 300 voluntarios que habían estado en tres grandes grupos de talleres, se reunieron en el patio del colegio Don Bosco para preparar el “Alter Haka”. Los franceses tenían bien presente aquel otro “Haka” que los All Blacks le habían hecho en Nueva Zelanda apenas una semana atrás…

Pero este Haka era contra los paraísos fiscales. Y, con una coreografía muy interesante realizada por algún voluntario, se preparaban así para la gran marcha de la tarde.

Me sorprende la capacidad y creatividad para protestar. El Haka es un ejemplo, pero voy descubriendo muchos más. Y, sin duda, responden mucho a las nuevas maneras de expresión de los más jóvenes que cada vez resisten menos a largas reuniones con muchos discursos y exposiciones y se expresan de otras maneras. ¡Cuánto desafío para el sistema educativo! Cuatro horas por día escuchando cosas y “haciendo” muy poco. Con el cuerpo sólo como estorbo, casi… sin que pueda expresarse… Pobres jóvenes… (Uy… me fui! Volvamos a Niza).

Llegamos a la plaza que está delante de la Acrópolis de la ciudad. Nos íbamos juntando los militantes sociales que iban llegando… ¿Cuántos seríamos? ¿8.000? ¿10.000? Difícil saberlo. Encabezaban la marcha, por orden alfabético, las organizaciones sociales de la coalición G8-G20. Luego, los Sindicatos, finalmente, los Partidos Políticos. Unos 300 jóvenes “ocupas”, “indignados”, “rebeldes “, la cerraban sin carteles y mucha ropa negra, capuchas y tachas.

La marcha era colorida. Con música y con gestos. Con mucha creatividad. Como los 300 Robin Hood que llamaban a poner la Tasa Tobin, o los payasos que se “enfrentaban” con los policías que rodeaban y cortaban las calles laterales, o los que pintaban con sténciles todos los lugares donde habían propagandas de multinacionales.

Muchos periodistas trataban de registrarlo todo. Supongo que lo mismo hacía un helicóptero de la policía que sobrevolaba la marcha todo el tiempo.

Me dijeron que, en Niza, unos 3.000 policías estaban en el operativo de seguridad. En Cannes, se esperaban unos 12.000. Me pareció una buena ecuación. La policía debe estimar que los miembros del G20 son cuatro veces más peligrosos que todos los manifestantes que marchábamos cantando y exigiendo cambios en las finanzas globales. ¿O no?

Cuando la tarde caía, después de marchar tres horas y media, llegábamos al lugar donde se haría un recital con algunas bandas que interpretaban música alternativa. Algunos jóvenes preparaban comidas comunitarias para compartir con todos los que quisieran.
Con algunos compañeros y compañeras volvimos caminando al hotel. Necesitábamos compartir lo que habíamos vivido. Al llegar y prender la televisión nos encontramos con que el primer ministro griego había llamado sorpresivamente un plebiscito para ver si su pueblo acepta o no los recortes que propuso la Unión Europea. Los mercados mundiales temblaron. No están acostumbrados a que se consulte a los pueblos. Sarkozi, el presidente francés, aparecía una y otra vez en la televisión diciendo que estaban muy sorprendidos por esta noticia que no les había sido avisada a ellos antes.

De pronto, la marcha resultaba un eco de esta increíble situación para el capitalismo: un pueblo tendrá que opinar sobre las recetas de ajuste. ¿Y si dicen que no? ¿Se cae el Euro? ¿Justo ahora que está por comenzar mañana el G20? ¿Justo cuando Sarkozi quería presentarse triunfal como el salvador del sistema en su propia casa? Todo se ha puesto más que interesante. Si se levantaban a las 4.30 para ver el mundial de Rugby o si son capaces de hacer una larga cola para ver jugar a su equipo favorito… estén atentos a esta otra situación que se está poniendo…. ¿linda? ¿complicada? ¿insólita? ¿impredecible?

Fuente: www.fundses.org.ar

Deja un Comentario

Los campos requeridos estan marcados con *