En algunos colegios permiten tener más materias previas y hay polémica, por Mariana García*

En varias provincias, fue modificado el sistema de promoción para pasar de año.

 

SECUNDARIO. BUSCAN QUE HAYA MENOS TRABAS PARA EVITAR LA DESERCIÓN. 

.

 

 

Materias previas. Ir a diciembre, ir a marzo. Repetir, expulsados. El cuco del secundario se mantuvo intacto de generación en generación. Pero un siglo después, el régimen académico empieza a ser cuestionado: el Colegio Nacional de La Plata resolvió que sus alumnos podrán pasar de año aún teniendo dos materias previas en lugar de una.

Parece apenas un detalle, pero visto desde uno de los colegios más tradicionales y en el que la excelencia es una palabra que se aprende desde primer año es una muestra de los cambios que empiezan a producirse.

“Que un colegio nacional haya tomado esta decisión es una excelente noticia porque este tipo de colegios son los que más ejercieron ese mandato de educar a los elegidos”, opina Axel Rivas, director del programa de Educación de Cippec.

Esta semana, la Universidad Nacional de La Plata resolvió modificar el régimen académico en los cinco colegios que dependan de ella, incluido el Nacional.

En Tucumán, el Ministerio de Educación anticipó que se podría promocionar de año hasta con cuatro materias previas para cursarlas en un “contra turno”. Córdoba ya había resuelto pasar de dos a tres previas, y en Entre Ríos se decidió agregar un recuperatorio en julio. Estas medidas no sólo buscan reformar un régimen olvidado en el tiempo. Persiguen, ante todo, cambiar la realidad de los alumnos secundarios, quizás, la más flaca del sistema educativo: la mitad de los chicos que ingresan terminan abandonando.

“Está en el imaginario que el secundario de antes era mejor, pero era un secundario al que íbamos muy pocos. Lo que se está buscando cambiar es un régimen que parece salido de Juvenilia por uno más acorde al siglo XXI”, sostiene Guillermo Golzman, a cargo de la Coordinación Secundaria del Ministerio de Educación. En octubre de 2009, el Consejo Federal de Educación –formado por los 24 ministros– consensuó un documento que trazó los lineamientos para reformar un sistema que se mantenía intacto desde 1880.

Gustavo Zorzoli, nuevo rector del Nacional Buenos Aires, coincide en la necesidad de hacer cambios pero destaca las dificultades que existen: “Hay una contradicción entre un modelo hecho para unos pocos y la obligatoriedad del colegio . Esto es muy difícil de solucionar y por eso las reformas no pueden ser generales sino diferenciadas para cada caso”.

Zorzoli, quien reconoce que este régimen de una materia previa ha elevado el número de expulsiones en el Nacional, agrega que también es necesario “sacar la idea de que darle más oportunidades ha los pibes no implica bajar la calidad educativa”.

El ex rector del Carlos Pellegrini, Abraham Gak dice que los cambios son “paliativos” y que se “necesita una reforma más profunda ¿qué pasa entonces con el chico que se lleva tres? Esto lo liquida”.

¿Por qué un chico que repite debe rendir materias que había aprobado? ¿Por qué tener previa inglés de cuarto si ya se aprobó la de quinto? Estas preguntas se hacen los especialistas consultados quienes, con diferencias, coinciden en la necesidad de cambiar el régimen. “Hay algo de la lógica que no tiene mucho sentido, es una escuela que pertenece a otra época y que pone muchas trabas a la permanencia escolar”, asegura Flavia Terigi, de Flacso.

Antecedentes (subtítulo)

En octubre de 2009, el Consejo Federal de Educación –integrado por los 24 ministros del área– consensuó el documento “Lineamientos Políticos y Estratégicos de la Educación Secundaria Obligatoria”.

El objetivo fue reformular un sistema que se mantenía vigente desde 1880, pero también combatir la deserción escolar en el secundario.

Existen 3,5 millones de alumnos secundarios. Se estima que 900 mil no están dentro del colegio. Alrededor del 50 por ciento de los que ingresan termina abandonando.

Entre otras cosas, el documento proponía diseñar formatos específicos para los chicos que trabajan, las madres o alumnos con sobre edad. Además, impulsaba la eliminación de los exámenes de ingreso y reemplazar las expulsiones por códigos de convivencia.

*www.clarin.com

Deja un Comentario

Los campos requeridos estan marcados con *