Un miedo atávico, por Rubén Mario Gatti*

Un miedo atávico

Diciembre es un mes de festejos por las tradicionales fiestas de Navidad y Ano Nuevo. Por alguna costumbre ancestral, en casi todo el mundo se utiliza la pirotécnia como forma de festejo, pero para la mayoría de perros, gatos y otros animales, no es para festejar sino más bien es un suplicio. Entre la mayor capacidad auditiva de los animales y el miedo atávico a los estruendos sobre todo por la similitud a las tormentas, las mascotas sufren terriblemente las detonaciones de la pirotecnia.

No todos los animales reaccionan de la misma manera frente a los ruidos fuertes como los disparos de armas de fuego, escapes de automóviles, truenos, petardos, etc. Algunos perros y gatos pueden experimentar un miedo fóbico aterrador a los estruendo y ante un estimulo sonoro muy fuerte, entrar en pánico y lastimarse al intentar huir y si logra escapar, desorientarse y perderse o sufrir accidentes de tránsito. Recuerdo un caso donde un perro en esos días de navidad trató de escapar atravesando una ventana de vidrio y recibió varios cortes por la rotura del mismo. Por lo tanto, mi recomendación por lo menos a los propietarios de mascotas es disminuir al mínimo el uso de la pirotecnia, además todos sabemos lo peligroso que son para las personas que los manipulan, todos los años hay infinidad de accidentes humanos por la pirotecnia. Otra posibilidad para disminuir el ruido, es utilizar solo luces artificiales sin estruendo.

Por otro lado, y esto es fundamental, tratar de proteger a su mascota, aquí van algunas ideas:
1- Ubicar a su mascota en un lugar seguro, donde no se pueda escapar y tampoco se pueda lastimar, por ejemplo una habitación cerrada, y si es posible, la que se encuentra más lejana a los ruidos.
2- Si son perros y están afuera, tenerlos atados para evitar que se escapen.
3- Se les puede poner la radio o música o la televisión prendida para que escuchen sonidos más cotidianos.
4- Otra posibilidad es consultar con su veterinario para utilizar alguna medicación como sedantes o ansiolíticos.

5- Por último y en los casos extremos, lo indicado sería hacer la consulta con un especialista en comportamiento que haga un tratamiento para desensibilizar a la mascota a estos ruidos violentos (pirotecnia, tormentas, armas de fuego).

Deja un Comentario

Los campos requeridos estan marcados con *