Investigadores de la UNLP tras la pista del origen del universo*

Con la participación de físicos de la Universidad Nacional de La Plata, el acelerador de partículas más grande del mundo alcanzó esta madrugada un avance inédito en la historia de la ciencia. Por primera vez, y tras acelerar protones a los más altos niveles de energía que el hombre haya podido generar, se logró reproducir en laboratorio las condiciones del universo fracciones de segundo después del Big Bang, la explosión que dio origen al cosmos.
En territorio suizo, cerca de la frontera con Francia y a cien metros bajo tierra, un anillo metálico de 27 kilómetros de diámetro concentró hoy la atención de la comunidad científica internacional. Se trata del Gran Colisionador de Hadrones (LHC por la sigla en inglés), el acelerador de partículas más potente del mundo, con el que hoy se establecieron las primeras colisiones de protones con una energía inédita de 7 TeV (teraelectronvoltios, 1 equivale a un billón de electrovoltios).
La Universidad Nacional de La Plata participa de esta inédita misión con una delegación encabezada por la reconocida física platense, María Teresa Dova, quien se desempeña en el Departamento de Física de la Facultad de Ciencias Exactas.  El grupo a cargo de Dova forma parte de ATLAS, uno de los seis proyectos que abarca el dispositivo diseñado por el Centro Europeo de Investigación Nuclear (CERN), encargado en este caso de hallar “el bosón de Higgs”, un supuesto que explicaría la masa de las partículas.
La especialista de la UNLP explicó que “lo que ocurrió hoy en Suiza es que por primera vez se produjeron choques frontales de protones a niveles de energía tan grandes que nos permiten ver más allá de lo fundamental de la materia. Entre los datos que se obtienen en este experimento hay muchas respuestas que queremos encontrar, especialmente la partícula de Higgs que nos permitiría comprender la estructura de la materia, nos ayudaría a comprender mejor cómo estamos hechos, de qué estamos hechos nosotros y el universo todo”.
Dova aclaró además que “hoy comenzó el primer período de producción de datos, que durará unos 18 meses; a partir de ahora hay un menú infinito de posibilidades de buscar partículas y procesos que no han sido observados pero que pensamos que pueden existir, por eso hay que tener la cabeza abierta para la sorpresa porque se trata de una región nueva de energía que se comienza explorar”.
Para despejar dudas, la doctora en Física de la UNLP aclaró que “cuando se hace interactuar partículas cada vez más energéticas, lo que se logra es reproducir en laboratorio las condiciones del universo cuando apenas había nacido, es decir, fracciones de segundo después del Big Bang. No es que reproducimos el Big Bang, porque eso es algo imposible, sino que lo que hacemos es ir hacia adentro en la estructura de la materia y hacia atrás en el tiempo para conocer el universo temprano”.
Aproximadamente 8.000 millones de dólares fue el costo del “Large Hadron Collider” (Gran Colisionador de Hadrones), el mayor instrumento científico jamás construido, que busca explorar y desentrañar los misterios de la creción del universo. En esta investigación participan 1.900 científicos de todo el mundo en representación de 170 universidades.
*www.unlp.edu.ar

Deja un Comentario

Los campos requeridos estan marcados con *