Enojo y un llamado a la “sensatez” de los docentes por los paros*

   

En la segunda jornada del paro docente que otra vez dejó casi vacías a la mayoría de las aulas bonaerenses, las autoridades pidieron "sensatez" a los gremios, y repitieron que no habrá aumentos de sueldos este año.

En tanto, en la Ciudad, los maestros comenzaron un paro de 48 horas que, según los gremios, tuvo una adhesión del 90% en las escuelas públicas.

El director de Escuelas bonaerense, Mario Oporto, aseguró que está "preocupado por los paros". Y pidió "apelar al sentido común, a la sensatez y a la paritaria, para encontrar razonablemente caminos de acuerdos". Además, aclaró que está dispuesto a dialogar para encontrar una salida.

Las autoridades porteñas se pronunciaron en la misma línea. El jefe de Gabinete, Horacio Rodríguez Larreta, consideró "inexplicable que los maestros vuelvan a dejar sin clase a los chicos", y opinó que los padres "están hartos porque quieren verlos estudiar". Al ser consultado, el ministro de Educación de la Ciudad, Mariano Narodowski, lamentó un nuevo paro "a tan pocos días del final de las clases", y consideró que estas decisiones "siempre perjudican a los alumnos".

En las dos jurisdicciones, las autoridades ratificaron que descontarán los días de paro: en Provincia serán por lo menos tres de los últimos cinco días de protesta. De esta manera, el 7 de diciembre cuando la Dirección de Escuelas bonaerense deposite los haberes, se aplicarán descuentos de entre 180 y 480 pesos, según la categoría, antigüedad y la cantidad de días de adhesión a las huelgas convocadas para el 11 de noviembre, el 24 y ayer. El mecanismo regirá también para los trabajadores estatales que cumplieron otro paro: son médicos, judiciales y administrativos.

En lo que va del año, los chicos de escuelas públicas y privadas bonaerenses perdieron 10 días por paros; muchos estudiantes, otros 12 por medidas de fuerza de auxiliares, y todos suspendieron la actividad 10 días por la Gripe A. Por eso, no podrán cumplir con los 180 días de clase anuales que exige una ley nacional. Lo mismo ocurre en Ciudad donde los paros fueron ocho.

Tanto en Provincia como en Ciudad, los gremios amenazan con no arrancar las clases en 2010. El gobierno bonaerense confía en conseguir recursos para proponer aumentos a partir del año próximo. En eso, trabajaría en línea con el Gobierno Nacional que tiene abierta la negociación paritaria.

 
Testimonio

 
"No es sólo una cuestión salarial. Reclamamos por calidad en el trabajo: las escuelas se convirtieron en espacios para contener conflictos sociales, y cada vez se dificulta más enseñar". Juan Misuraca (37) es un docente de La Plata que se plegó al paro. Decidió por vocación ser profesor de Historia y desde hace seis años se reparte entre tres escuelas para ganar $1.700. "Hay edificios que son más cárceles que escuelas. Los funcionarios tendrían que dejar de mandar a sus hijos a colegios privados. Así tendrían más conciencia de lo que pasa". Dice que no hay "soluciones mágicas", y que la sociedad debería discutir el sistema educativo: "El Estado está ausente en ese debate y sólo se limita a hablar de salarios".

*CLARÍN

Deja un Comentario

Los campos requeridos estan marcados con *