Consenso a favor de la nueva secundaria

   

Los gremios docentes se manifestaron a favor de la reforma, que elimina el EGB y el Polimodal y lo reemplaza por dos ciclos de seis años, pero reclaman mayor inversión. Sileoni adelantó que el año próximo se implementará en todas las provincias.


El anuncio de la reforma en la escuela media bonaerense, que se pondrá en marcha en 2010, recibió el apoyo de los gremios docentes de la provincia y de la Ctera. En tanto, el ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, confirmó que la reforma en la provincia “está en línea con el trabajo que se está haciendo con los otros veintitrés ministros de Educación en el Consejo Federal” y que apunta a modificar la escuela secundaria, para el año próximo, en todo el país.
La secretaria general de Ctera, Estela Maldonado, elogió la reforma educativa, pero advirtió que no será fácil revertir las “consecuencias nefastas” de la Ley Federal, al tiempo que reclamó “mayor inversión educativa”. Dentro de la misma línea discursiva, el secretario general de Suteba (el gremio de los docentes bonaerenses), Roberto Baradel, manifestó su acuerdo con la nueva escuela secundaria; no obstante, advirtió que “hay que modificar los presupuestos y el financiamiento, para que los cambios sean efectivos”. Por su parte, el titular de la Unión de Docentes Argentinos (UDA), Alfredo Conde, pidió que la reforma “no quede en anhelos y se cumpla” y advirtió que “es una lástima que no se haya dado participación a los docentes para ver qué opinaban sobre la nueva propuesta de secundaria”.
El inicio de una nueva secundaria en la provincia, de seis años, en lugar del actual Polimodal –tres años que se suman a los 9 de EGB–, fue anunciado el lunes por el director de Escuelas bonaerense, Mario Oporto. Ayer, Sileoni destacó que la reforma de la escuela secundaria es una prioridad del Consejo Federal de Educación –que reúne a los ministros de todo el país–, porque se propone terminar con los índices de bajo rendimiento escolar, de ausentismo y de abandono. En ese sentido, el ministro destacó que los cambios anunciados por la provincia de Buenos Aires respecto del fin del EGB y el Polimodal “están dentro de un trabajo que estamos haciendo hace más de dos años a nivel nacional”.
Sileoni reconoció que se trata de un proceso que “nos va a llevar tiempo” y “más inversión, más trabajo con los alumnos, más adultos dentro de la escuela”. Por eso, más profesores de tiempo completo y un nuevo diseño curricular que termine con la fragmentación del conocimiento serán parte de las modificaciones para todas las escuelas del país. “Algunas tendrán la misma modalidad de la provincia de Buenos Aires, con dos segmentos de seis años (uno de primaria y otro de secundaria), mientras que otras provincias han elegido siete y cinco”, dijo Sileoni.
El ministro además puntualizó que “estamos trabajando en reformas curriculares” con las carteras educativas de las provincias para “tener menos materias y evitar la dispersión del conocimiento y una escuela menos rígida sin ser más fácil”.
“La secundaria tiene que tener una unidad; con la reforma anterior se había perdido esa unidad, porque los dos primeros años (octavo y noveno) formaban parte de la primaria y los tres últimos estaban desconectados.” De este modo, el ex ministro de Educación y actual director de la Unidad de Planeamiento Educativo de la Nación, Juan Carlos Tedesco, expresó su apoyo a la reforma. También reconoció que los cambios exigen “una gran inversión en infraestructura, porque hoy lo normal es que una escuela secundaria típica tenga cinco divisiones de primer año y una de quinto, ahora hay que tener también cinco de quinto, lo que supone por lo menos 30 o 40 por ciento más de aulas”.
La Ley Federal de Educación sancionada durante la presidencia de Carlos Menem “rompió la escuela de los adolescentes y dejó el secundario compactado en tres años, destruyó la arquitectura escolar, construyó más aulas en la escuela primaria y, ahora, el cambio va a llevar un tiempo; vamos a tener que invertir, construir aulas y escuelas secundarias”, advirtió Oporto. El funcionario destacó que en el marco de la reforma se impartirá educación sexual, el inglés será obligatorio, mientras que idiomas como francés, portugués o italiano serán “optativos”.
Desde los gremios docentes, la iniciativa fue bienvenida. Sin embargo, el centro de las críticas estuvo marcado por la falta de información sobre la medida. El titular de UDA confirmó que se enteraron de los cambios por “trascendidos” del área educativa y recordó que “desde el Frente Gremial Docente habíamos elevado hace más de un mes y medio una nota en la que reclamamos una jornada de trabajo a nivel provincial en todas las escuelas secundarias para analizar en que consistía esta nueva secundaria”. Según Conde, “lamentablemente, no se nos consultó”.
La ex diputada nacional del ARI y dirigente de Ctera Marta Maffei destacó la decisión del gobierno bonaerense de reformar la estructura curricular en el distrito, al considerar que es “bueno que se unifique en el país el sistema educativo”. En tanto, el secretario general de Suteba manifestó su acuerdo con la nueva escuela secundaria, pero advirtió que “hay que modificar los presupuestos y el financiamiento nacional y provincial, para que los cambios sean efectivos”. Según Baradel,”a la educación pública le faltan muchas cosas para que esta reforma se pueda cumplir”.
En sintonía con lo planteado por el ministro Sileoni, Adriana Pui-ggrós –presidenta de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados– sostuvo que “es auspicioso y muy bueno para el futuro de nuestros jóvenes que se siga aplicando uno de los desafíos más importantes de la Ley de Educación que se sancionó en 2007 y que establece una primaria y una secundaria de seis años para cada nivel, que sean obligatorias”.

Deja un Comentario

Los campos requeridos estan marcados con *