Revuelta estudiantil contra Bologna

Revuelta estudiantil contra Bologna


Miles de estudiantes en 60 ciudades españolas salieron a la calle el 14 de noviembre para protestar contra la reforma de las universidades que se ha iniciado con la adaptación de los planes de estudio a un modelo común en toda Europa, el llamado proceso de Bolonia. En Barcelona y Valencia volvieron a hacerlo el pasado jueves. En la capital catalana, los alumnos tomaron la sede central de la Universidad de Barcelona y un grupo de un centenar lleva cuatro noches durmiendo en ella. Las protestas, en forma de encierros indefinidos, continuarán en toda España: hoy comienza uno en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid. Y los estudiantes de Barcelona quieren extender los suyos al recinto de Les Heures de la UB, y a la Facultad de Letras de la Autónoma, en Bellaterra. Los universitarios que protestan en Barcelona quieren un referéndum sobre Bolonia, que se retiren los expedientes abiertos a alumnos de la Autónoma por protagonizar incidentes violentos la pasada primavera y un proceso de diálogo sobre la Universidad. El rector en funciones de la UB, Josep Samitier, ha ofrecido diálogo, pero ha avisado de que éste es incompatible con el encierro. Los alumnos se encierran para debatir en grupos de trabajo sobre un proceso de reformas que consideran que "mercantiliza" la universidad pública, en el que temen que las carreras pierdan su función más pura de transmisión de pensamiento independiente para convertirse en fábricas de profesionales que sepan exclusivamente lo que necesita la empresa. Esta lectura está en el fondo de todas las quejas, aunque de momento sea sólo un temor (también otras cuestiones como la subida del precio de las matrículas o la pérdida de calidad de la educación). En la Facultad de Filosofía de la Complutense realizan un encierro semanal, los martes. Y en Bellas Artes, los jueves. En el resto de centros están debatiendo qué día de la semana lo van a hacer, asegura Olga Arnaiz, estudiante de doctorado y portavoz de la Asamblea de estudiantes contra Bolonia. Continúa el encierro indefinido de alumnos en la Universidad de Valencia, y facultades de Andalucía, Castilla-La Mancha y Castilla y León están pidiendo información a la asamblea de Madrid para preparar también encierros indefinidos, explica Arnaiz. De poco parecen haber servido los encuentros con los estudiantes en todas las facultades que anunciaron los rectores españoles antes del verano, coincidiendo con otra oleada de encierros y protestas. Los rectores pretendían explicar y debatir el plan de reformas, aunque no todas están recogidas en el proceso de Bolonia (como se conoce al Espacio Europeo). El hecho cierto es que los estudiantes siguen teniendo hoy las mismas quejas que entonces y sintiendo que no se ha contado ni se cuenta con ellos para decidir los cambios. Fuente: El País

 

Deja un Comentario

Los campos requeridos estan marcados con *